Tendencia de depilación full brazilian es transversal: desde jóvenes a mujeres de 3a edad

thumbnail_Full brazilian 3

Cera, luz pulsada y láser de diodo están entre las opciones escogidas por mujeres. Mayor apertura sexual, ropa interior mínima y trajes de baño pequeños, están motivando la aplicación de la depilación full brazilian, que cada vez gana más adeptas en el país.

Si hasta hace un tiempo era una tendencia entre osadas, hoy alcanza a mujeres de la tercera edad. “Tenemos abuelas, hijas y nietas haciendo full brazilian. Es moda y en nuestro centro se la están realizando desde jóvenes de 16 años hasta una abuela de 68 años”, explica Doris Martínez, experta en estética y dueña de los centros de estética Les Gémeaux Esthetique (www.lesgemeaux.cl).

La especialista explicó que el uso de ropa interior con encaje y colaless obliga a esta depilación total en la zona púbica. Lo mismo ocurre con tangas minúsculas, ya que el full brazilan permite estar más cómoda. “Pero según lo que nos comentan nuestras clientes, lo que más influye es la mayor apertura a disfrutar del sexo, en todas sus formas, con cada vez menos inhibiciones”, acota Martínez.
Para full brazilian la experta destaca que los tipos de depilación más usados son la tradicional cera que aún acapara la mitad de las preferencias, y la luz pulsada intensa (IPL) y láser de diodo que reúne la otra mitad, pero que tienen la ventaja de ser un sistema de depilación de resultado duradero.

¿Diodo o luz pulsada?
Doris Martínez explica las diferencias entre ambos sistemas tecnológicos.

Láser de diodo: requiere rasurar la zona. El equipo dispara su haz de luz que es captado por el pigmento melanina del vello que queda bajo la superficie de la piel. La melanina absorbe la energía lumínica y la convierte en calor que traspasa hasta el folículo piloso para quemarlo, destruirlo e impedir que crezcan más vellos. Su haz de luz tiene una longitud de onda uniforme, por lo que es especialmente eficaz para la depilación permanente de vellos oscuros.
Es un tratamiento indicado para mujeres que no tienen mucho tiempo para asistir a un centro de estética, pues se realizan seis sesiones, estrictamente cada dos meses.

Luz pulsada intensa (IPL): indicada para mujeres que no quieren rasurar la zona. Hay que recortar el vello, pues se requiere que tenga un mínimo tamaño para que su melanina actúe como conductora del calor de la luz hacia cada folículo y los debilite, queme y elimine, para evitar que crezcan vellos. IPL emite haz de luz de distintas longitudes de onda por lo que puede actuar en distintas tonalidades de vello en una misma sesión. “Terminado el tratamiento con láser diodo, si vemos que el vello persiste en algún área, aplicamos tratamiento con luz pulsada. Contar con las dos tecnologías, permite combinar en caso necesario”, explica Doris Martínez.

Es un tratamiento indicado para mujeres que están más apuradas en obtener resultados, pues se quieren entre 8 y 12 sesiones. Las tres primeras sesiones se realizan mensualmente, y cuando el vello va retardando su crecimiento, la sesión es cada 45 ó 60 días.

Es un tratamiento de efecto prolongado, por lo que en algunas mujeres se puede requerir sesiones de refuerzo al cabo de algunos años. Tanto el láser de diodo como la luz pulsada no son aconsejables de realizar en pieles bronceadas, pues su melanina puede atraer la luz hacia la piel. Sin embargo, el tratamiento se puede efectuar todo el año en la zona del pubis, pues no es un área expuesta al sol en vacaciones, salvo en playas nudistas. Junto a la eliminación del vello, un beneficio adicional de la depilación con luz pulsada o láser de diodo, es que al quedar destruido el folículo piloso también elimina la antiestética foliculitis, que es la incrustación de vellos e infección de folículos, un problema que es habitual en el rebaje debido al roce de la ropa interior.
 

Deja tu comentario
The following two tabs change content below.